Skip to content

La tierra prometida

(…) detrás de la verdad, siempre reciente, avara y comedida, está la proliferación milenaria de los errores. No creamos más «que la verdad permanece verdad cuando se le arranca la venda; hemos vivido demasiado para estar persuadidos de ello». La verdad, especie de error que tiene para sí misma el poder de no poder ser refutada sin duda porque el largo conocimiento de la historia la ha hecho inalterable. Y además la cuestión misma de la verdad, el derecho que ella se procura para refutar el error o para oponerse a la apariencia, la manera en la que poco a poco se hace accesible a los sabios, reservada después únicamente a los hombres piadosos, retirada más tarde a un mundo inatacable en el que jugará a la vez el papel de la consolación y del imperativo, rechazada en fin como idea inútil, superflua, refutada en todos sitios –¿todo esto no es una historia, la historia de un error que lleva por nombre verdad?–. La verdad y su reino originario han tenido su historia en la historia. Apenas salimos nosotros «a la hora de la más corta sombra», cuando la luz ya no parece venir más ni del fondo del cielo ni de los primeros momentos del día.

Michel Foucault. Nietzsche, la genealogía, la historia

Les statues meurent aussi

 “¿No debe llamarse vida lo que puede estar latente en un disco, lo que se revela si funciona la máquina del fonógrafo, si yo muevo una llave? ¿Insistiré en que todas las vidas, como los mandarines chinos, dependen de botones que seres desconocidos pueden apretar? Y ustedes mismos, cuántas veces habrán interrogado el destino de los hombres, habrán movido las viejas preguntas: ¿A dónde vamos? ¿En dónde yacemos, como en un disco músicas inauditas, hasta que Dios nos manda nacer? ¿No perciben un paralelismo entre los destinos de los hombres y de las imágenes?”

“La invención de Morel”. Adolfo Bioy Casares

 

Cuando los hombres están muertos, entran en la historia. Cuando las estatuas están muertas, entran en el arte. Esta botánica de la muerte, es lo que nosotros llamamos la cultura

“Les Statues meurent aussi” Chris Marker, Alain Resnais
(Las estatuas también mueren / Statues Also Die) (Francia, 1953)

El potro que ha de ir a la guerra ni lo come el lobo ni lo aborta la yegua

“Pero lo más certero del refrán del potro está en que las dos desgracias – la de ser abortado por la yegua y la de ser comido por el lobo– de las que felizmente se salva sean desgracias de la vida, y la desgracia de ir a la guerra, en que hallara su perdición sea, en cambio, por antonomasia una desgracia de la historia. De esta manera, ya en el argumento expreso del refrán el despojo de todo contenido propio sufrido por los hechos al verse usurpatoriamente suplantados por la impostura del sentido –tal como impone la noción misma de destino– viene a representarse justamente bajo la imagen concreta de la desventura que sobre la vida arroja la mala sombra de la historia”

“God&Gun. Apuntes de polemología”. Rafael Sanchez Ferlosio

Protege tu confort

EL MIEDO A LOS EXTRAÑOS EN LA CIUDAD DE LA POSDEMOCRACIA.
Nacho París

Cada persona retirada dentro de sí misma, se comporta como si fuera un extraño al destino de todos los demás. Sus hijos y sus buenos amigos constituyen para él la totalidad de la especie humana. En cuanto a las relaciones con sus conciudadanos, puede mezclarse entre ellos, pero no los ve; los toca, pero no los siente; él existe solamente en sí mismo y para él solo. (Tocqueville)

Los niños de Alphaville –un paraíso residencial al oeste de Sao Paulo– no pueden salir sin ir acompañados de sus padres, los menores de dieciocho años necesitan un permiso escrito; para entrar en Alphaville todos los visitantes tienen que identificarse y solo se les permite pasar tras autorización telefónica; cualquier vehículo de proveedores es registrado mientras los operarios son cacheados al entrar y salir; la contratación del personal doméstico debe ser supervisada y autorizada por el servicio de seguridad. Alphaville esta protegido por altos muros, faros buscadores y un sofisticado sistema de vigilancia electrónico; su interior es patrullado por cuatrocientos guardias autorizados a disparar contra cualquier intruso – aunque vaya desarmado y no amenace a nadie –. Sus alrededores los vigilan unidades especiales provistas de rifles Taurus del calibre 12, con cañones recortados, “para poder dar a cinco o seis personas a la vez” –según declara el jefe de seguridad de esta zona residencial– Continue reading ›

Intervenciones para (sic) societat i cultura 07/12. MuVIM

Flaneurs

Para (sic) 07/12, Ignacio París ha realizado dos intervenciones. La primera de ellas aparece en el cartel de la exposición y está formada por una imagen doble con un texto impreso encima. En ella la imagen de la izquierda muestra la sala de un museo, con visitantes observando los cuadros y esculturas expuestas y la de la derecha es la escena de una calle del barrio chino donde varios hombres están parados en las esquinas o en mitad de la calle, también observando. El texto reza: «La cuestión del gusto». Ambas imágenes están tomadas desde arriba, en picado, y se les ha igualado la iluminación puntual, adquiriendo un aspecto muy similar entre ellas. Esa construcción visual, que se resuelve con imágenes apropiadas, es una alegoría muy adecuada a propósito de la construcción de la mirada, que es lo mismo que decir sobre la construcción de un imaginario social o una política concretos.

 

West avenue, NY / Avenida del oeste, Valencia. El sueño de Goerlich

En esta doble página, el mosaico de imágenes traza un paralelismo entre la West Street de Nueva York, coronada por una iglesia agustiniana, y la avenida del Oeste de Valencia (hoy Barón de Cárcer) desde la perpendicular calle Xàtiva, en su intersección con la plaza de San Agustín, rematada asimismo por la iglesia de culto a este santo. El juego de similitudes entre ambas revela un extrañamiento: la ubicación de una avenida diseñada y ejecutada a medias sobre un barrio histórico que nada tiene que ver con su modelo neoyorquino. Ejemplo paradigmático de una arquitectura desubicada y ajena a su contexto, en este caso analizada con ironía y sentido del humor a partir de las herramientas tecnológicas de Google Maps.

 

“(…) (sic) societat i cultura, un proyecto expositivo y editorial que adquiere la forma de una publicación periódica. Durante doce semanas, un ejemplar como éste saldrá a la calle con la intención de marcar un territorio, el barrio de Velluters, a partir de un proyecto generado desde el MUVIM, espacio que asimismo acogerá desde el 17 de diciembre la base de datos de (sic) en el Hall del museo. Velluters se convierte en el motivo de estudio, la excusa si se quiere para desde aquí hablar de aspectos que relacionan cultura y ciudad, conceptos muchas veces relacionados y, en ocasiones, tautológicos. Velluters es un organismo vivo sobre el que hacer un diagnóstico elaborado con textos, intervenciones gráficas, opiniones, comentarios, testimonios, imágenes, crítica y memoria. 

“(sic) societat i cultura inicia un recorrido de doce semanas queriendo poner en relación diferentes elementos en apariencia dispares. En primer lugar, responde a un planteamiento de hacer ciudad haciendo cultura, o viceversa, tal y como creemos que debe entenderse la función de los museos en las sociedades contemporáneas. Esto es, pisando el suelo de la sociedad a la que se deben y representan, entendiendo sus espacios físicos como lugares de transacción de conocimiento y generando situaciones que los conecten con el público. La intención del Muvim al plantear un proyecto que incluyera dentro de sí el barrio donde se ubica, ha permitido desarrollar esta herramienta de uso social –periódica pero limitada, fraccionada pero con ánimo de ser un todo correlativo– en vez de buscar un resultado definido o la ilustración precisa de cualquier idea preconcebida.

Álvaro de los Ángeles